Ibrahimovic terminará su carrera sin anotar ni un solo gol en un Mundial. El mejor jugador sueco de la historia se quedó sin ver portería en las Copas del Mundo 2002 y 2006, pero por aquel entonces tenía una inmesa carrera por delante y todo parecía indicar que acabaría logrando el objetivo de celebrar un tanto en una fase final. Sin embargo, Suecia se quedó fuera de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014 y para el Mundial de Rusia 2018, Ibra fue apartado de la selección tras el fracaso sueco en la Euro 2016, que disputó con 34 años. Su última oportunidad para jugar su último Mundial pasaba por ganar la final de la repesca, pero Suecia sucumbió ante la Polonia de Lewandowski, que sí estará finalmente en Qatar 2022.

Ibra se perdió la semifinal de la repesca por sanción, pero su entrada en la lista hacía indicar que Andersson confiaría en él para la final si Suecia lograba el pase. Sin embargo, el seleccionador nórdico prefirió alinear a Quaison, el héroe ante República Checa, y dejó a Zlatan en el banquillo. En un partido entre dos selecciones de un nivel tan parejo, los pequeños detalles marcan la diferencia. Y esos detalles dejan de ser pormenores cuando la diferencia está entre tener arriba a Quaison o tener a Lewandowski.

La posesión estuvo muy igualada y las pocas ocasiones llegaron a la par en uno y otro equipo, pero cuando el balón se acercaba al área en la que atacaba Polonia, el peligro siempre parecía mayor. El partido se rompió al inicio del segundo tiempo, cuando Karlstrom arrolló a Krychowiak en el área y Orsato señaló el punto de penalti. Lewandowski, quién sino, transformó la pena máxima. A los 15 minutos del 1-0, un error grosero en un control de Danielson en defensa dejó a Zielisnki sólo delante de Olsen para que el del Nápoles dejara el partido sentenciado y certificara la clasificación de Polonia al Mundial.

 

Por BOSSK

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *