Decenas de miles de personas en Argentina marchan este domingo bajo el lema «hoy más que nunca» por el recuerdo de las víctimas del golpe militar que hace 48 años dejó miles de desaparecidos y ejecuciones, al tiempo que el gobierno de Javier Milei lanzó un video objetando el tratamiento histórico de la dictadura. Es la primera manifestación del Día de la Memoria desde la asunción del presidente ultraderechista, cuyo discurso es considerado por referentes de organismos de derechos humanos como «negacionista» de los hechos ocurridos durante el régimen militar en Argentina (1976-1983).

Historia «completa»

«Esto se defiende ahora y siempre», dijo a la AFP María Gabriela Chávez, una docente de 46 años que acudió con su marido y sus hijos de 2 y 10 años. Señalando al pequeño, agregó: «La madrina de él es una nieta recuperada. Ellos tienen que crecer con la idea de que esto no puede volver a pasar nunca más». En el centro de Buenos Aires, epicentro de la convocatoria encabezada por las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo –que por décadas se han dedicado a recuperar las identidades de los hijos y nietos de desaparecidos– se veían carteles como «memoria sí, miedo no» y «todo está guardado en la memoria». A mediodía, hora de la convocatoria, el gobierno divulgó un video documental de 13 minutos titulado «Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia. Completa», que comienza con la entrevista a una víctima de un movimiento guerrillero de izquierda (ERP) en los años 1970. El relator del corto, el escritor Juan Bautista Yofre, afirma allí que la historia, como es recordada, fue diseñada respondiendo a intereses económicos de organizaciones de derechos humanos y de los gobiernos democráticos que siguieron a la dictadura. Tanto Milei como su vicepresidenta, Victoria Villarruel —quien es cercana a los militares—, ponen en duda el número de desaparecidos consensuado por organismos de derechos humanos (30,000) y aseguran que la cifra real es cercana a 8,700.

«Hoy más que nunca»

«Claramente hay un morbo con esa fecha porque a toda la izquierda parece que se le va la vida si el 24 de marzo no logran que se escuche su mensaje que está ininterrumpido desde hace 40 años», dijo Villarruel en una explosiva entrevista difundida el jueves en el canal TN. El exguerrillero Luis Labraña, secuestrado por el gobierno militar, relata en el video del gobierno que la cifra de desaparecidos de la dictadura fue una mentira para obtener fondos: «30,000 fue falso, lo puse yo el número», dice. Durante su campaña presidencial, Milei había dicho que en los años 1970 hubo «una guerra» en la que se cometieron «excesos», un argumento que para muchos relativiza la existencia de un plan sistemático de eliminación de opositores comprobado en cientos de juicios, en los que más de 1,000 militares fueron condenados por delitos de lesa humanidad. En la marcha en Plaza de Mayo, la multitud llevaba carteles como «30,000 razones para defender la patria» y «30,000 de verdad». «Es necesario en este contexto, con toda la violencia que está ejerciendo el gobierno actual, que la gente acompañe a estas madres y estas abuelas que en su momento lucharon. Hoy más que nunca hay que tener memoria y salir a la calle», dijo en la marcha Mariana Gianni, comunicadora de 31 años.

En un hecho inédito, este año se sumaron a la convocatoria las principales centrales sindicales del país, en un contexto de severa crisis económica, con 276% de inflación interanual y más de la mitad de los 46 millones de argentinos bajo la línea de pobreza. La movilización se da días después de que HIJOS, una organización formada por hijos de secuestrados y desaparecidos, denunciara el brutal ataque de una de sus integrantes por dos individuos que se identificaron con el eslogan de Javier Milei: «Viva la libertad, carajo». El vocero presidencial, Manuel Adorni, dijo este viernes que el gobierno esperaba «que la Justicia avance y que los responsables efectivamente paguen por sus actos». En la misma semana, Teresa Laborde Calvo, hija de la testigo en el juicio a los integrantes de las Juntas Militares, denunció amenazas reiteradas; la editorial Marea, especializada en derechos humanos, recibió una ola de «ataques de odio en redes sociales» y la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, aseguró en una entrevista radial que su teléfono estaba intervenido. A 48 años del golpe, 1,173 personas fueron condenadas por crímenes de lesa humanidad en 316 sentencias dictadas en todo el país.

]]>

Por BOSSK

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *